Hoy continuamos con la cuarta parte de Nuestra Boda, así que iré directo al grano y a la parte más emotiva, feeling y bonita: Nuestra Ceremonia y lectura de votos.

La casa donde nos estábamos alistando de pronto se quedó vacía. Eso sólo anticipada una cosa, se acercaba el momento de nuestra ceremonia. Recuerdo claramente que me quedé con mi papi y Vanessa, de Organízate Wedding Planners y esperamos hasta que llegará el Mustang Azul que nos trasladaría a la casa de campo donde nos casaríamos.

Elegimos la casa de campo Los Algarrobos en Cieneguilla para celebrar tanto nuestra ceremonia como la recepción. Jimmy y yo somos de distintas religiones por lo que nuestra ceremonia fue simbólica, no tuvo un protocolo acartonado sino que creamos un momento lindo e íntimo para nosotros, haciendo oficial nuestro matrimonio por civil. Si ustedes están o se sienten identificadas con nuestra historia, les cuento que lo que deben hacer es darle la vuelta a las circunstancias, como hicimos nosotros.

Nosotros no pudimos estar más contentos de casarnos al aire libre, con un altar de ramas secas y flores blancas creado sólo para nosotros y un camino de madera que llegaba hacia ese altar.

Mi ingreso, me cuentan mis mejores amigas, fue espectacular. (Exageran ¡Lo dicen porque me quieren!). El auto se estacionó exactamente dónde iniciaba el camino hacia el altar, de fondo se escuchaba la canción que elegimos para mi ingreso: “A Thousand years de Christina Perri”.

Fotografías: Hans & Roxes Fotógrafos

Fotografía: Renato Val

Fotografía: Renato Val

Fotografía: Renato Val

Caminé por primera vez, con mis papás de cada lado, nerviosa y emocionada hacia Jimmy mientras él lloraba 🙁 <3 

Él se me acercó, para darme fuerzas porque yo ya no podía seguir caminando de verlo llorar, nos abrazamos muy fuerte y caminamos juntos para iniciar la  ceremonia.  Sellamos nuestro matrimonio civil con nuestros dos mejores amigos como testigos, intercambiamos nuestros aros para luego dar paso al acto simbólico. Los testimonios que mi papi, hermana, mejor amiga, y los 2 mejores amigos de Jimmy habían escrito para nosotros.

Cada uno escribió sobre nuestra historia, sobre cómo nos habían visto crecer y sobre la mágica forma en la que nos complementábamos. Hemos recordado tanto ese día y de alguna manera sientes que es como una despedida pero que a su vez es el inicio de una aventura.

Fotografía: Renato Val

Fotografía: Renato Val

Luego llegó la parte más emotiva, en la que recuerdo claramente escuchar a todos los asistentes llorar. No les miento, ni exagero. Los que fueron ese día, no me dejarán mentir que, durante la lectura de nuestros votos, todos los asistentes se conmovieron y lloraron.

Jimmy inició, saliéndose un poquito de sus votos para dedicar unas palabras a su mami, que lamentablemente no pudo estar con nosotros ese día porque vive hace más de 10 años en Italia. Además, agradeció a todos por acompañarnos ese día, en especial a su abuelito y papá que fueron desde Arequipa para estar con nosotros.

Y empezó:

“Hace casi 4 años esta aventura comenzó, durante todo este tiempo hemos reído, llorado, divertido, viajado (bueno no tanto como querías, pero ya habrá oportunidades, solo tenme un poquito de paciencia).

Hemos celebrado nuestros triunfos nos hemos caído muchas veces, pero siempre hemos estado ahí el uno para el otro. Tu siendo ese empujoncito que me hace falta y yo feliz de ser ese soporte que has necesitado en busca de consuelo.

Ahora esta aventura continua pero esta vez como esposos. Tú sabes que te amo con todo mi corazón y con todas mis fuerzas, no seré el hombre perfecto, pero te prometo convertirme en lo que necesites. Sólo te pido que me dejes “dotear” en mis ratos libres y prometo también compartirte comida de mi plato sin molestarme.

Prometo amarte más cada día y cuidarte por siempre. Seré tu cómplice en todo momento. Seré el aliento que necesites cuando sientas que todo está perdido; porque prometo estar siempre a tu lado.

Hoy más que nunca después de 4 años confirmo que estoy firmemente convencido que mi vida solo halla sentido junto a ti. Te amo”.

Y luego seguí yo…

“Jimmy, me acuerdo cuando te conocí, lo primero que dije fue: ¿Quién ese ese chico? Tu risa fue lo primero que llamó mi atención, invadías todo el lugar con tu risa graciosa e inconfundible. Los que te conocen saben bien a lo que me refiero; conocen al niño interior que llevas dentro: alegre, tierno, divertido, travieso (a veces ya muy travieso) pero admirable a la vez.

Es difícil encontrar personas como tú. Imagínate a alguien como yo: Perfeccionista, estresadita por todo, de un lado a otro; pero llegaste tú y dentro de todo hiciste que mi mundo cambiara diciéndome: “La vida es para disfrutarla”. Aquí mi vida se paralizó y cambió de rumbo, pensé: “Éste es el chico”

Mirarnos aquí, juntos en nuestro altar solo me confirma que las decisiones tomados no han sido equivocadas. Nuestro camino ha sido largo (entre risas y momentos difíciles) pero el secreto es que siempre estamos juntos el uno para el otro.

Jimmy, gracias por permitirme crear junto a ti un infinito con personajes imaginarios como “La waba y el wabo” y otros más que van apareciendo de vez en cuando para alegrarnos la vida.  Prometo ser paciente, bajar mis revoluciones, dejarte jugar “Dota” de vez en cuando y estar a tu lado siempre.

Gracias por ser mi persona favorita y darme la oportunidad de amar y sentirme amada. Te dejo lo mejor de mí para la eternidad. ¡Te amo Wabito!

¡Y lo hicimos! Nos casamos en el día más feliz de nuestras vidas <3

 

¿Las veo en la siguiente historia de nuestra boda? Todavía tengo que mostrarles nuestra sesión se recién casados, la segundo SORPRESA de Jimmy… ¡Sí aún hay mas!

¡Atentas a lo que viene!